Raval, ravalejar, ravalear

No erámos de Barcelona ciudad. Nosotros éramos del Prat. 

Erámos raperos: Unos graffiteros, otros Mcs y otros breakers, bailarines.

Nuestra cultura era el hip-hop. Nuestro espacio era el guetto.

Construyeron el half: Un medio huevo para los skaters en medio de una zona industrial y allí pasábamos inviernos, veranos..

También La fabriqueta. Una fábrica abandonada que era nuestro espacio.

Barcelona la desconocíamos. Hasta que apareció Guada en el grupo.

Ella vivía en Joaquín Costa y contaba maravillas de su barrio.

La primera vez que paseaba por el Raval, íbamos con el loro, los cassettes, los patines y los skates…

Todavía no habían construído el MacbaLo estaban haciendo.

El Chino todavía existía. Eran principios de los 90.

Construcción de una duda, 2014.

 

La artista bruta acaricia el norte

A %d blogueros les gusta esto: